jueves, octubre 27, 2016

De nuevo tropezando,con situaciones dilemáticas, generadoras de preguntas,¿sin respuesta?

¿Acaso entonces la imperfectibiliadad de nuestro ser,logra hacer inexcusable el errar e incluso hacer mella en el sentir, de quienes apreciamos y forman parte importante de nuestra vida cotidiana, que no por estar sujetos a las vicisitudes diarias,dejan de revestir un caracter especial?.
La verdad,resulta un tema bastante complejo,refejado a traves de situaciones dilematicas que nos paralizan,impidiendo actuar oportunamente,muy a pesar de sentir que actuamos con la intencion deliberada de no comprometer nuestro afecto,tratando de resguardarlo para no afectarlo,haciendo que nuestra conciencia sea capaz de ejecutar en paralelo acciones sucedaneas que al ser analizadas y colocadas a contra luz puedan resultar suficientes para determinar nuestro compromiso afectivo,que a la larga ha de expresarse,no en una accion sino en una suerte de cadena de eventos relacionados con momentos,actitudes,acciones que denotan en su conjunto un sentir o actuar.
 
Claro,eso no obsta para hacer mella en el sentir y esperar de la contraparte afectada, que con comprensible afeccion reclama de auxilio,solidaridad y accion,reaccion,consona con su sentir y esperar tras una situacion de minusvalia.
 
Empero,no obstante, no resulta facil,por mas que la victima necesitada de un ajusticiado actuar pretenda recibir,percibir y sentir una respuesta,que ademas de justa y consona con los acontecimientos,es la que quiere y exige en terminos absolutamente comprensibles para ella. Puesto que somos humanos y por tanto no solo falibles, sino imperfectibles,erraticos y fragiles,sobre todo ante la irrupcion de un acontecimiento sobrevenido e incierto que transgrede la aparente normalidad afectiva de cualquier tipo de relacion afectiva, sobre todo cuando proviene de un tercero, pero con multiples incidencias y repercusiones totalmente inesperadas.
 
¿Situación dilemática,encruicijada de acciones,turning point, tour de force,reves guionistico,vuelta de tuerca,predicamento vivencial,nudo gordiano,tremendo peo o todas las anteriores y más?
 
Es como,rememorando la remota formacion académica ortodoxa,el caso tipico del examen de seleccion múltiple, en el que dos respuestas erradas te eliminan una buena o el tipico caso en el que tras haber considerado actuar conforme al bien,la mayoria de las veces, por haber realizado acciones consonas con el comedido sentir y actuar,sin embargo bastase equivocarse o errar en una ocasión para echar por tierra con ello todo cuanto hasta la fecha habias logrado,...triste, c´est la vie, a tratar de transitar entonces,la nave del olvido!
Para cerrar con broche de oro la jornada civica del dia de ayer,un rosario colectivo,pluricultural y multi espiritual, no religioso en sentido estricto,un espacio de oracion, en el que cada uno, desde la profusión de nuestra fé, nos permitimos encontrar/reencontrarnos con lo mejor de si mism@s para insuflar fuerzas,renovar animos y entender que la lucha continua y constituye el mejor esfuerzo que a diario, como ciudadan@s hemos de manifestar y ejecutar, desde nuestro espacio personal,...


jueves, junio 27, 2013

No es un ave que habla;no es un avión; no, es el Hombre de Acero, que regresa,...para, quedarse?

Bastante tiempo sin escribir por estos lados, más del que hubiera querido,en realidad. La razón?:bloqueo, depresion;tristeza, ansiedad, pues, de todo eso y nada de ello. No lo se. El caso es que estamos de vuelta,como Superman, y también como el, no sé por cuanto tiempo. Y causalmente, este regreso bloguero viene de la mano del estreno del regreso del hombre de acero a las pantallas de cine del mundo entero. Superman esta de vuelta. Otra vez. Despues del fracaso de Brandon Routh ahora es ingles, Henry Cavill y viene de la mano del creador de las versiones filmicas de 300 y Watchman, nada mas y nada menos que guionisticamente con Christopher Nolam el artifice de que Batman se hiciera un icono de intelectuales. Nada descpreciable. Espectacularidad e inteligencia. Un reparto aderezado por el talento de la hermosa Amy Adams como Louise Lane, Diane Lane, Kevin Costner y la innecesaria presencia del insoportable pero talentoso Russel Crowe, para presentarnos una version mas entranable inteligente y humana de este super heroe el mas emblematico de todos. Una espectacularidad opacada un poco, a mi juicio, por un inicio verdaderamente innecesario, desde el punto de vista artistico, con un diseño de producción que si bien resulta extraordinario y vertiginoso en su debido momento, al principio es muy a lo Galáctica, Astronave de Combate, para enfatizar la modernidad del planeta Kripton lo cual le resta un poco la seriedad y fuerza dramatica requerida al filme en ese instante, que afortunadamente es breve, para dar lugar despues a una historia amena,entretenida,e incluso bastante humana, que ciertamente hace clic con lo que desean los productores,la continnuidad de la saga. Esta vez inteligentemente se busca articular un incio que permita a la historia del super heroe de Kripton que abdicó a su estirpe a favor de la tierra, a sus 33 años, en un tono muy convenientemente mesiánico, que viene a formar parte de la estampida fantastica necesaria para encantar a las audiencias y a pesar de sus pequeños baches creo lo logra, a punta de buenas intenciones para con el super héroe, espectacularidad y talento con un nuevo Superman, sexy,muy sexy,pero reflexivo. Un guion bastante inteligente, bordado a las caracteristicas de los nuevos rostros que dan vida a los personajes para atrapar al gran publico con el guiño del conocimiento previo que se tiene de este mitico personaje de comics mundialmente recordado y atesorado en mente y memoria de muchas generaciones. La direccion de Snyder es lo suficientemente grandilocuente para llevar a feliz termino el buen guion de Nolan junto a un buen orquestado cast para salir airosos de esata prueba de fuego. Ojala resulte productivo para tener mas aventuras de este heroe, al que no se le va a hacer facil con la competencia de estrenos monumentales este verano cuya recaudacion va a ser la que finalmente decida, si vino para quedarse o si tan solo dará un leve paso por las marquesinas del planeta;yo creo que conservadoramente, gracias a la audiencia internacional es probable que regrese. A fin de cuentas, a quién no le gusta Superman?. Recomendable si es capaz de ignorar a Russel Crowe, disfrazado de príncipe valiente cósmico!

sábado, marzo 16, 2013

“El lenguaje opresivo hace más que representar la violencia: es violencia”.

Me permito compartir con tod@s uds este articulo contundente que refleja nuestra intolerante situacion actual,... la Epidemia,... ,...Veo los síntomas de una epidemia. Tú me desprecias, yo te ofendo, todos nos insultamos. Es como si el país entero hubiera comido del mismo plato envenenado. LEONARDO PADRÓN, 10 DE MARZO 2013 - 12:01 AM Ella suele trotar por las calles de La Floresta dos veces a la semana. Lo hace con un grupo de amigas, pero esa mañana se ejercita sola. Escucha una canción de Gustavo Cerati en su iPod mientras incrementa el paso. El circuito abarca 5 kilómetros de cuadras, arboledas y carros estacionados. Asegura bien su celular dentro del koala. Ese día se siente enérgica y creativa. Va enfundada en unas licras que glorifican sus curvas. Se le atraviesa un pensamiento inesperado: el país. Se le ocurre que sería buena idea proponer una campaña de concientización. Algo original. Andamos en crisis de valores, eso piensa. Le gusta la idea. Va a desarrollarla. Se siente bien consigo misma. Está en la mitad de una calle larga. Al fondo, aparece un motorizado. La avista trotando en solitario y una perla de malicia ilumina su mirada. Observa rápido hacia los lados y acelera. Ella piensa en una campaña por las redes sociales, algo que subraye la decencia, el espíritu comunitario. Él se acerca, maniobra el volante hacia su costado derecho. Ella ajusta el audífono en su oreja. Él se aproxima ominosamente. Los separan 5 metros de distancia. Él extiende la mano, abre la palma y aprieta fuertemente la nalga izquierda de ella. La carne se contrae. Sus glúteos chillan de furia. Él sigue de largo. Ella le grita: “Desgraciado! ¡Maldito! ¡Quesúo!”. Él le lanza un beso y acelera. Ella se detiene, sudando rabia. Una frase se le queda estacionada en la boca: “¿Cómo voy a estar pensando en una campaña de valores ciudadanos si el país siempre termina agarrándome el culo?”. Treinta tiros para robarle una camioneta a Ricardo en una callejuela oscura de Caracas. No sólo te asesino, también te desprecio. Te mato treinta veces. Soy la fiesta de la muerte. Zayda se sienta a comer pizza en la única mesa libre del restaurante popular. Un grupo de adolescentes invade las sillas vacías. Ella les dice que la mesa está ocupada, ya viene una amiga del trabajo. Ellos la ven fijamente. La llaman vieja, fea, gafa, pajúa, te vamos a matar. La pizza se convirtió en gastritis y miedo. Cabeto baja por la Cota Mil para llegar a San Bernardino. Hay tráfico duro. 5:00 pm. Habla por el celular pero tres detonaciones lo interrumpen. A metros de él, un hombre le descarga su arma a un motorizado. Cae al suelo, el asesino insiste, cuatro balazos más, el cuerpo del motorizado brinca varias veces, como en las películas. Te llamo después, están matando a un tipo. Todos lo saben: la impunidad es la gasolina de la violencia extrema. La crónica roja habla de crímenes nunca vistos, marcados por la saña, el encono, el resentimiento. La Ley Desarme se pudre en una gaveta de la Asamblea Nacional. Me topo con un poema de Szymborska titulado “El odio”. Leo las tres primeras líneas: “Mira qué eficiente es todavía /cómo se mantiene en forma /el odio en nuestro siglo. /Qué fácilmente salta los más altos obstáculos. /Qué rápido se abalanza sobre nosotros”. Se me cruza el país en la mirada, lo aparto de un manotazo. No es fácil. Por todas partes siento un olor acre. Veo los síntomas de una epidemia. Tú me desprecias, yo te ofendo, todos nos insultamos. Es como si el país entero hubiera comido del mismo plato envenenado. Como si la toxina de la furia navegara irremediable por nuestra sangre. Toda sociedad tiene corrientes subterráneas de insatisfacción. Pero aquí ya nada subyace. Perdimos la compostura. Se soltaron los caballos. La rabia sale a trabajar todos los días. Es la única farmacia bien provista. Escribe Szymborska sobre el odio: “Talentoso, diligente, trabajador. /¿Es necesario mencionar cuántas canciones ha compuesto, /cuántas páginas ha añadido a los libros de historia, /cuántas alfombras humanas ha desplegado /en incontables plazas y campos de fútbol”. Alguien dice que Twitter es lo más parecido a un baño público. Es una autopista con tramos sórdidos. Me he acostumbrado al hedor de esos pasajes. Allí también está el país. Cómo ignorarlo. A cada frase que descuelgo como opinión o reclamo, se activa un pequeño comando de ataque. Es la sala situacional del odio. Me lanzan perdigones verbales, puñados de estiércol, adjetivos gruesos, infamias, humoradas procaces. A veces, me asomo al perfil de esos personajes. Son los fantasmas del Twitter. Gente con 5, 10, 20 seguidores. Gente contratada para golpear tu ánimo. Buscan callarte, intimidarte. Que te vuelvas silencio, repliegue. Leo la biografía de uno de ellos: @Sargento_1ro. Dice: “Sargento 1ro de la GNB y Miembro del grupo especial de la GNB al DIM. Soy asesino por excelencia. 100% Chavista”. Oh. < “El odio. El odio. /Su cara torcida en una mueca /de éxtasis erótico”, sigue escribiendo Szymborska. Recuerdo al siniestro “animador” de las noches del canal de televisión de todos los venezolanos. Su sonrisa torva cada vez que escupe un insulto: “Hijo de puta”, llama al director de un periódico. “Homosexual”, le dice al líder de la oposición. “Lacra”, a un columnista de prensa. “¡Son todos unos perros sin madre!”, a un partido político entero. Y así, desarmando el diccionario. Revolviendo el olor pútrido de ciertas palabras. Es el cabecilla oficial del desprecio. Nada más eficaz para reafirmarse en el poder que arroparse bajo una ideología que desprecia al contendor. Te llamo enemigo, te digo traidor, te grito corrupto. Tú eres la escoria, yo soy el héroe. Tú el villano, yo la patria. Hemos aprendido a odiarnos más y mejor a través del lenguaje. Chávez logró armar un discurso amoroso y a la vez construyó una gramática del odio. Inventó términos, resucitó otros. Como apostando por la máxima de Calígula: “Que me odien con tal de que me teman”. Su gabinete de gobierno, sin duda, está lleno de destacados aprendices. Me dices mercachifle, apátrida, rastrero, majunche, pitiyanqui, nalgas blancas, golpista, escuálido. Es cada vez más extenso el glosario de los insultos. El corazón del pueblo rebosa bilis. Decía Toni Morrison en su discurso de aceptación del Premio Nobel de Literatura: Los estudiantes en protesta reciben la visita de un ciudadano. Algo les reclama que los ensoberbece. Lo empujan. Le gritan piedras. Lo sacan de la calzada. Alguno le lanza un manotazo para arrebatarle lo que resultó ser un marcapasos. Momento bajo, indignante. Luego estos dirían que era sólo un aparato para medir la tensión. Excusas. En un evento de la oposición un grupo de comunicadores oficialistas, que se destacan por provocar, recibe una andanada de golpes. Un camarógrafo resulta seriamente lesionado. La otra mitad del país también ejerce su costal de odio. Lenguaje sexista, racista, bélico, airado, fogoso. Nos empujamos verbalmente. Nos zarandeamos el hombro. Baudelaire escribió en una ocasión: “El odio es un borracho en el fondo de una taberna que constantemente renueva su sed con la bebida”. Y, no lo olvidemos, somos un país de grandes bebedores. La muerte de Chávez sacude al país. Era un desenlace quizás previsto, pero oír la noticia no deja de ser estremecedor. Hay consternación y respeto masivo. Muy pronto unos convierten el dolor en violencia. Una corresponsal del noticiero RCN de Colombia es golpeada hasta la sangre. Como si informar fuera una herejía. Por otro lado, algunos convierten la muerte en champaña. El absurdo se impone. La línea final del poema de Wislawa Szymborska sobre el odio reza: “Dicen que es ciego. ¿Ciego? /Tiene la mirada precisa del francotirador y mira con fijeza el futuro, /como sólo él puede hacerlo”. Se solicita un antídoto. El fin de la epidemia.

jueves, marzo 14, 2013

La verdad de la mentira,... (1)

Que ironia; de la vida, todo aquello que se dice y asevera, pero que al final,ni se predica ni se cumple. De eso se trata esta serie de posts,titulados "La verdad de la mentira". Repetir tantas veces una mentira hasta que se convierta en verdad;o al menos,en premisa aparente, de esa que le encanta a quienes ven, pero no observan;oyen pero no escuchan o se conforman simplemente con lo que quieren ver y escuchar. Como aquello de "escribe, que algo queda". Mentira. De que sirve escribir, si no es para que alguien te lea y comente su acuerdo o desacuerdo,te conflictúe o repique. Claro, con respeto, pero que lo haga. De que diablos sirve escribir, para que ello se pierda en un vacio inerte,lo devore la nada,pase a alimentarle,sin haberlo pretendido siquiera,porque bien lo saben, al menos dios o la fuente creadora del universo, como quiera se llame y unos cuantos maravillosos humanos, lo mucho que se le pone a esto de escribir. A contratiempo;contra todo pronostico;incluso a veces, hasta contra la propia voluntad;a riesgo de desgastar el alma en algun parrafo, de hurgar profundo, de tocar la llaga. Y entonces?, helo ahi:la verdad de la mentira. Como la multitud enardecida,ciega,bruta,sordomuda, que necesita no de un lider para que asuma la tarea de conminarles a lograr su exitoso destino;sino de un mesias convertido en santo a juro, con un prontuaruio de errores y vilezas que nadie quiere ver,tan solo para seguirle como borregos o permitirles que les mate el hambre, recordandoles que ser pobre es bueno, sin ver que en tanto y cuanto eso les coloque en minuscvalia y total rendicion a sus propositos; tan solo reducidos a obtener lo que su miseria humana en toda su dimension les permite entender que merecen, sin concederles jamas la oportunidad de aprender a pescar y salir adelante, de la mano de todos, para construir sociedad y progresar. A quienes no les importa que les mientan ni les engañen;que les rapten la dignidad y conciencia,porque lamentablemente,adolecen de ella,jamas la tuvieron y son capacez de demostrarse a si mismos y al mundo lo poco que valen;o mejor dicho,que no valen nada,...

Como luchar ante ello?como hacerle saber,a quien nada ha tenido y por ello ahora se conforma con menos,alegrandose ante la maledicencia de observar, como, cual vaguada, se destruyen y arrasan instituciones,estructuras sociales y elementos vitales para la construccion y desarrollo del pais que forman parte,que iba en desarrollo, a empujones y tropiezos, si, entre bandadas de corrupcion y apatia social,pero que iba,paso a paso,enrumbandose en pais con la esperanza de mejorarse,de combatir con el oprobio,superar barreras y obstaculos; y sin embargo termino convirtiendose,bajo la fariseistica y mesianica promesa, de quien supo venderles la idea de que les iba a tomar en cuenta,para hacerles crecer como personas y pais(otra mentira mas,pues bien cierto es que el camino del infierno esta plagado de buenas intenciones) al punto de desmemoriarlo,sumirlo en una hipnosis colectiva que ha llevado a hacerles creer, lo materialmente imposible y mantenerles en una suerte de viaje hipnotico,con absurdo final feliz disfrazado,cual si estuviesen montados a bordo del titanic y pretendieran que el barco, jamas se va a hundir.

Sin embargo, por otra parte, como dejarlo de hacer?(de luchar)aun a contracorriente, a pesar de saber estar nadando entre heces, con el desconsuelo rasgando tu alma y ante la anomia,el desaliento e histeria colectiva de quienes se niegan a abrir los ojos y percatarse del engaño; con la triste ilusion de que al menos,por uno no quede,para tener el consuelo,de uno haber luchado y vivido o tratado de hacerlo,por lo que cree;hasta el final, por mas apocalipticamente anunciado que este sea...no es verdad? Raul Ornelas,